miércoles, 16 de diciembre de 2009

Los Belenes del Somontano de Barbastro

En Aragón Liberal


Por: María del Carmen Antoja

Hay una ruta magnífica para ver los nacimientos que se hacen en diferentes pueblos del Somontano

Son muy variados, los hay que incluso los hace una sóla persona en alguna nave que tiene junto a su casa, él construye las casitas y elabora todo el Belén sin ayuda de nadie, merece la pena ver semejante maravilla y comprobar la belleza que encierra el Misterio del Nacimiento de Jesús. En algunos pueblos colaboran muchas entidades, en Monzón la organización es impresionante, allí se hace uno de los belenes más grandes de España, es una auténtica maravilla, todo está perfectamente instalado, hay profusión de figuritas, carros cargados con diferentes materiales, rebaños de ovejas y cabras dispersos por los montes, fuentes, lagos, los más variados personajes rurales van sembrando el lugar cuál si de una verdadera sociedad se tratase.

El día y la noche se suceden sin detenerse, al amanacer se oyen los cantos de los gallos, cuándo anochece se encienden todas luces de los interiores de las casitas, parece que estés dentro del pesebre y vivas allí en la noche en la que Jesús nació, te entran ganas de ser uno de aquellos humildes pastorcillos que tuvieron la dicha de adorar al Niño Dios. Los Magos de Oriente llegan montados en sus camellos, les siguen otros cargados de juguetes para los niños, tampoco falta la huída a Egipto y las palmeras del desierto.

La Santa Cueva es de un gran realísmo, allí, María, José y el pequeño recién nacido Jesús, los pastores adorando, el buey y la mula dando calor al Rey del Universo. Toda una catequesis que nos hace rememorar la Venida de Jesús, una lección que conviene repasar, pequeños y mayores seguimos con ojos de admiración la representación del mayor regalo que Dios nos ha dado, su Hijo Jesús naciendo en la más humilde pobreza, el Rey haciéndose Niño, sufriendo todas las carencias materiales, naciendo en un establo, pero gozando de la más sublime gracia, el amor de su madre María y de su padre José, el amor de los pastores y de los Magos de Oriente. El Amor rodeado de amor. 

No hay comentarios: