viernes, 13 de febrero de 2009

La Diputación de Huesca organiza en Barbastro la II edición de Trufa-Té, la degustación popular de trufa negra

Durante la jornada del próximo 7 de marzo la trufa pasará del campo a la mesa, en concreto, a los mil metros cuadrados que se han destinado para acoger esta cita con productos y restauradores del Alto Aragón.

Seis restaurantes del Somontano transformarán 16 kilos trufa en miles de delicias culinarias que podrán ser degustadas el día 7 de marzo en el Centro de Congresos y Exposiciones de Barbastro.Por dos euros se podrán degustar dos tapas acompañadas de vino,


Antonio Cosculluela, en la presentación del evento en Barbastro

Antonio Cosculluela, en la presentación del evento en Barbastro

Trufa negra - Tuber melanosporum-

Trufa negra


Trufa- Té es la propuesta que la Diputación de Huesca lanza al público para descubrir el sabor y aroma de la trufa a precios populares. Seis restaurantes del Somontano serán los encargados de transformar 16 kilos de trufa negra en miles de delicias culinarias, en una nueva edición de Trufa- Té que, en esta ocasión, se traslada a  Barbastro. Antonio Cosculluela, Presidente de la Diputación de Huesca y alcalde de Barbastro, ha dado hoy conocer los detalles de la segunda edición de Trufa-Té junto a José Torralba, diputado de Iniciativas Locales, Jaime Facerías, presidente de la Comarca del Somontano, Miguel Ángel Riu, en representación de la Asociación de Recolectores y Cultivadores de la Trufa de Aragón, y los restauradores.

Tras el éxito de público del año pasado Trufa- Té se celebra por segundo año consecutivo como una fiesta en torno a este preciado hongo, que pretende dar a conocer las múltiples posibilidades culinarias de la trufa recogida en tierras altoaragonesas. La Diputación Provincial de Huesca organiza esta jornada en colaboración con la Asociación de Recolectores y Cultivadores de la Trufa de Aragón, el Ayuntamiento de Barbastro y la Comarca del Somontano, y en la que este año también participan bodegas y almazaras del Somontano.

Desde que en el año 2002 la Diputación de Huesca inició el plan de ayudas para el cultivo de la trufa esta actividad se ha extendido a más de ochocientas hectáreas, lo que sitúa a Huesca entre las provincias españolas con mayor número de cultivos de nueva plantación. "Estos datos son los nos indican que debemos impulsar el cultivo y la promoción de un producto, abundante en nuestro territorio, y accesible para todos los ciudadanos", y "queremos hacerlo desde estas dos vertientes: con el apoyo económico y técnico, y con su promoción a través de Trufa- Té"

De color negro y con valor ecológico, la trufa negra –Tuber Melanosporum- es un pequeño hongo de gran valor gastronómico que nace al abrigo de las raíces de encinas o robles y que ya ha conquistado a las mejores cocinas de Europa.Poco a poco la trufa se va abriendo paso en la cocina altoaragonesa. En Trufa- Té seis restauradores de otros tantos restaurantes de la capital del Vero y su entorno elaborarán platos en las que el denominador común será la presencia del "diamante negro".

Durante la jornada del próximo 7 de marzo la trufa pasará del campo a la mesa, en concreto, a los mil metros cuadrados que se han destinado para acoger esta cita con productos y restauradores del Alto Aragón. Cocina en vivo para poner de relieve las grandes posibilidades culinarias de la trufa negra que se cultiva en tierras altoaragonesas. Fresca, en láminas, rallada, cocida en forma de jugo o como acompañamiento de fiambres, el conocido como "diamante negro" aportará aroma, color y un intenso sabor a esta degustación popular.

Con esta fiesta de la trufa se pondrá fin a la campaña de recolección de la trufa en el Alto Aragón que este año también ha contado con el Mercado de Graus de los sábados. En la II edición de Trufa-Té, la Diputación de Huesca y la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Aragón también habilitarán varios puestos desde los que el público podrá adquirir trufa fresca.

Apoyo al Cultivo de la Trufa

La Diputación de Huesca decidió impulsar hace más de seis años un programa que apostaba por la truficultura como valor añadido a la agricultura tradicional y también como motor del desarrollo económico de muchas zonas del Alto Aragón. Todo ello integrado en una línea de fomento de la actividad económica que ya había emprendido la Diputación años atrás.

Desde entonces estas ayudas se han ido afianzando hasta la actualidad con un ritmo anual de unas cien hectáreas en nuevas plantaciones. Si al comienzo la mayoría de peticiones llegaban desde municipios de las comarcas de Sobrarbe y Ribagorza, posteriormente el mapa de distribución de plantaciones se ha ampliado a la mayor parte del territorio altoaragonés. Si se echa la vista atrás también se observa un cambio generacional con una participación del sector joven que, a su vez, se manifiesta en organismos de representación.

Hoy en día la provincia de Huesca cuenta con más de 800 hectáreas dedicadas al cultivo de la trufa. Algunas de las primeras plantaciones -con 6 ó 7 años- están dando sus primeros frutos; pero aún queda mucho trabajo por hacer si se tiene en cuenta que es un cultivo moderno y todavía no se conocen todos los mecanismos para la obtención de la trufa en la cantidad y tiempo deseados. El Centro de Investigación y Experimentación en Truficultura de Graus permitirá en gran medida avanzar en este campo, actuando como eje neurálgico de las actividades del sector.

Dada la situación actual de la agricultura y del mundo rural en general se puede hablar de la truficultura como una alternativa real desde el punto de vista económico, social y ecológico. La trufa es un producto diferenciado, de alto valor comercial, con una demanda potencial aún sin explotar y que en países como Francia e Italia supone una forma de vida, siendo una importante fuente de ingresos.

Desde el área de Iniciativas Locales de la Diputación Provincial de Huesca se realiza también una labor de asesoramiento técnico con el objetivo de optimizar las condiciones de cultivo en cada caso. La colaboración con la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón es fundamental para conocer las inquietudes de un sector que tiene un largo camino por recorrer y poder, al mismo tiempo las actuaciones a las necesidades reales.


Centro de  Investigación y Experimentación de la Trufa

El Centro de Investigación y Experimentación de la Trufa de Graus es ya una realidad y su puesta en marcha será decisiva para la evolución de la truficultura en la provincia. Situado en el corazón de la Ribagorza y muy cerca del Sobrarbe, el Centro pretende ser el faro que alumbre la truficultura de toda la provincia oscense mediante el estudio y desarrollo de técnicas de cultivo y el establecimiento de la micorrización. Este Centro impulsado por la Diputación Provincial pasa a convertirse en el primero de sus características en el territorio nacional y viene a complementar la línea de ayudas destinadas a fomentar el cultivo de este hongo.

Para ello han aunado esfuerzos distintas administraciones con un objetivo común: servir de elemento motor de desarrollo. Pero no sólo desde el punto de vista científico y técnico, sino también ecológico, económico, social y cultural. Porque en torno a la trufa y su cultivo puede crecer la iniciativa privada en diversos sectores, desde el turismo a los viveros especializados pasando por la gastronomía o la industria alimentaria.

El Centro cuenta con parcelas de ensayo donde se llevarán a cabo prácticas diseñadas por técnicos especialistas en truficultura con el fin de evaluar diversos aspectos de interés para el cultivo de la trufa y hacer seguimientos del control de calidad y denominación de origen de la trufa producida en el Alto Aragón.

Ver:

Jornada jornada Trufa-te en Huesca el próximo 23 de febrero.

Huesca: La convocatoria de ayudas de la Diputación para el cultivo de la trufa alcanza este año los 500.000 euros

Éxito de la degustación popular de trufa organizada por la Diputación de Huesca

No hay comentarios: