miércoles, 9 de enero de 2008

Se acabaron las fiestas

9.1.2008. En Aragón Liberal



Por: María del Carmen Antoja

Volvemos a la rutina, al trabajo, los niños al colegio, los políticos a la política...


La mayoría de la gente dice ¡por fín se acabaron las fiestas! Me pregunto que es lo que no les gusta de las fiestas navideñas ¿acaso detestan el turrón? o ¿quizás prefieren no comer pavo? No, mucho me temo que lo que no soportan son las reuniones familiares, discusiones con la cuñada, enfrentamientos con la suegra, malas caras de los hermanos y sobrinos somnolientos tras las agitadas noches de fiesta juvenil, será eso, ¿verdad?. Hemos hecho de la Navidad un festín en el que todo cabe, pero en el que no invitamos al protagonista principal. Sin Jesús la Navidad no tiene sentido. Si no nos reunimos en paz y armonía para celebrar el nacimiento del Redentor nunca sabremos lo que es la Navidad. En los hogares dónde se vive la Navidad cristianamente se disfruta de éstas entrañables fechas cómo un preludio del Cielo. Jesús ha nacido entre nosotros, está con nosotros. Ahora sí, volvamos a la rutina, pero con la esperanza de saber transmitir nuestra felicidad, nuestra alegría por haber sido capaces de vivir en plenitud la venida de Jesús. Felices porque Dios nos ha concedido un año más la gracia de poder celebrar su naciniemto. Comencemos a caminar por el 2008 con Jesús a nuestro lado.

1 comentario:

Lobo Alpha dijo...

Es verdad, sin Jesus no hay navidad, pero de seguro la gran mayoria de la gente no la identifica con el, sino con Santa Claus o con los regalos y fuegos artificiales, eso se debe al capitalismo y la globlisacion en la que estamos envueltos muchos de nosotros, en la que es mas importante vender o comprar cosas materiales que celebrar la llegada de Jesus, en fin asi pasa cuando sucede.