jueves, 13 de diciembre de 2007

Mensaje Jornada de la Paz.

 13.12.2007.

Mensaje del Benedicto XVI para la Jornada Mundial de la Paz.


Por: Federico Rodríguez

Se ha publicado el Mensaje de Benedicto XVI para la celebración de la XLI Jornada Mundial de la Paz (1 de enero de 2008), cuyo tema es: "Familia humana, comunidad de paz". El texto se ha publicado en inglés, francés, español, italiano, alemán y portugués.


Se ha publicado  el Mensaje de Benedicto XVI para la celebración de la XLI Jornada Mundial de la Paz (1 de enero de 2008), cuyo tema es: "Familia humana, comunidad de paz". El texto se ha publicado en inglés, francés, español, italiano, alemán y portugués.


Enlace con el documento aquí.


 


  Ofrecemos a continuación un resumen del mensaje:


 


  "La familia natural, en cuanto comunión íntima de vida y amor, fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, es el

"lugar primario de "humanización" de la persona y de la sociedad", la "cuna de la vida y del amor". Con razón, pues, se ha calificado a la familia como la primera sociedad natural, "una institución divina, fundamento de la vida de las personas y prototipo de toda organización social".


 


  Tras poner de relieve que "la familia es la primera e insustituible educadora de la paz", recuerda que "es también fundamento de la sociedad porque permite tener experiencias determinantes de paz. Por consiguiente, la comunidad humana no puede prescindir del servicio que presta la familia".


 


  "La familia, al tener el deber de educar a sus miembros, es titular de unos derechos específicos. La misma Declaración universal de los derechos humanos, que constituye una conquista de civilización jurídica de valor realmente universal, afirma que "la familia es el núcleo natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a ser protegida por la sociedad y el Estado. (...) La negación o restricción de los derechos de la familia, al oscurecer la verdad sobre el hombre, amenaza los fundamentos mismos de la paz".


 


  "Por tanto -continúa-, quien obstaculiza la institución familiar, aunque sea inconscientemente, hace que la paz de toda la comunidad, nacional e internacional, sea frágil, porque debilita lo que, de hecho, es

la principal "agencia" de paz. (...) Todo lo que contribuye a debilitar la familia fundada en el matrimonio de un hombre y una mujer, lo que directa o indirectamente dificulta su disponibilidad para la acogida responsable de una nueva vida, lo que se opone a su derecho de ser la primera responsable de la educación de los hijos, es un impedimento objetivo para el camino de la paz".


 


  El Santo Padre afirma que "cuando la sociedad y la política no se esfuerzan en ayudar a la familia (...) se privan de un recurso esencial para el servicio de la paz". Además, "los medios de comunicación social, por las potencialidades educativas de que disponen, tienen una responsabilidad especial en la promoción del respeto por la familia, en ilustrar sus esperanzas y derechos, en resaltar su belleza".


 


  "No vivimos unos al lado de otros por casualidad; todos estamos recorriendo un mismo camino como hombres y, por tanto, como hermanos y hermanas. (...) Sobre la base de este principio supremo -que somos hijos de Dios- se puede percibir el valor incondicionado de todo ser humano y, así, poner las premisas para la construcción de una humanidad pacificada. Sin este fundamento trascendente, la sociedad es sólo una agrupación de ciudadanos, y no una comunidad de hermanos y hermanas, llamados a formar una gran familia".


 




  El Papa señala que la tierra es la casa de la familia humana y en este contexto subraya la necesidad de "cuidar el medio ambiente", que "ha sido confiado al hombre para que lo cuide y lo cultive con libertad responsable, teniendo siempre como criterio orientador el bien de todos. Obviamente, el valor del ser humano está por encima de toda la creación. Respetar el medio ambiente no quiere decir que la naturaleza material o animal sea más importante que el hombre".


 


  "Hoy la humanidad teme por el futuro equilibrio ecológico. Sería bueno que las valoraciones a este respecto se hicieran con prudencia, en diálogo entre expertos y entendidos, sin apremios ideológicos hacia conclusiones apresuradas y, sobre todo, concordando juntos un modelo de desarrollo sostenible, que asegure el bienestar de todos respetando el equilibrio ecológico. Si la tutela del medio ambiente tiene sus costes, éstos han de ser distribuidos con justicia, teniendo en cuenta el desarrollo de los diversos países y la solidaridad con las futuras generaciones".


 


  Tras hacer hincapié en que hay que "adoptar la vía del diálogo en vez de tomar decisiones unilaterales" al respecto, el Santo Padre afirma que "un ámbito en el que sería particularmente necesario intensificar el diálogo entre las Naciones es el de la gestión de los recursos energéticos del planeta: (...) por un lado, hay que revisar los elevados niveles de consumo debidos al modelo actual de desarrollo y, por otro, predisponer inversiones adecuadas para diversificar las fuentes de energía y mejorar la eficiencia energética". Los países pobres, añade, "por la insuficiencia de sus infraestructuras y tecnología, se ven obligados a malvender los recursos energéticos que tienen".


 


  "Al mismo tiempo, es preciso comprometerse en emplear acertadamente los recursos y en distribuir la riqueza con equidad. En particular, las ayudas que se dan a los países pobres han de responder a criterios de una sana lógica económica, evitando derroches que, en definitiva, sirven sobre todo para el mantenimiento de un costoso aparato burocrático. Se ha de tener también debidamente en cuenta la exigencia moral de procurar que la organización económica no responda sólo a las leyes implacables de los beneficios inmediatos, que pueden resultar inhumanas".


 


  Benedicto XVI escribe que "una familia vive en paz cuando todos sus miembros se ajustan a una norma común: esto es lo que impide el individualismo egoísta y lo que mantiene unidos a todos, favoreciendo su coexistencia armoniosa y la laboriosidad orgánica. (...) Para alcanzar la paz se necesita una ley común, que ayude a la libertad a ser realmente ella misma, en lugar de ciega arbitrariedad, y que proteja al débil del abuso del más fuerte. (...) La fuerza ha de estar moderada por la ley, y esto tiene que ocurrir también en las relaciones entre Estados soberanos".


 


  El Santo Padre recuerda que "la norma jurídica que regula las relaciones de las personas entre sí, encauzando los comportamientos externos y previendo también sanciones para los transgresores, tiene como criterio la

norma moral basada en la naturaleza de las cosas".


 


  "El conocimiento de la norma moral natural no es imposible para el hombre que entra en sí mismo y, situándose frente a su propio destino, se interroga sobre la lógica interna de las inclinaciones más profundas que hay en su ser. (...) Por encima de las diferencias culturales, permite que los seres humanos se entiendan entre ellos sobre los aspectos más importantes del bien y del mal, de lo que es justo o injusto. (...) La humanidad no está "sin ley". Sin embargo, es urgente continuar el diálogo sobre estos temas, favoreciendo también la convergencia de las legislaciones de cada Estado hacia el reconocimiento de los derechos humanos fundamentales. El crecimiento de la cultura jurídica en el mundo depende además del esfuerzo por dar siempre consistencia a las normas internacionales con un contenido profundamente humano, evitando rebajarlas a meros procedimientos que se pueden eludir fácilmente por motivos egoístas o ideológicos".


 


  El Papa afirma que "la humanidad sufre hoy, lamentablemente, grandes divisiones y fuertes conflictos que arrojan densas nubes sobre su futuro" y en este sentido señala que "el peligro de que aumenten los países con armas nucleares suscita en toda persona responsable una fundada preocupación"; mientras en África "quedan todavía muchas guerras civiles. El Medio Oriente sigue siendo aún escenario de conflictos y atentados, que influyen también en naciones y regiones limítrofes, con el riesgo de quedar atrapadas en la espiral de la violencia. En un plano más general, se debe hacer notar, con pesar, un aumento del número de

Estados implicados en la carrera de armamentos".


 


  "En tiempos tan difíciles, es verdaderamente necesaria una movilización de todas las personas de buena voluntad para llegar a acuerdos concretos con vistas a una eficaz desmilitarización, sobre todo en el campo de las armas nucleares. En esta fase en la que el proceso de no proliferación nuclear está estancado, siento el deber de exhortar a las autoridades a que reanuden las negociaciones con una determinación más firme de cara al desmantelamiento progresivo y concordado de las armas nucleares existentes".


 


  Benedicto XVI termina recordando tres aniversarios especiales: "hace sesenta años la Organización de las Naciones Unidas hacía pública de modo solemne la Declaración universal de los derechos humanos", y este año se celebra "el XXV aniversario de la adopción por parte de la Santa Sede de la Carta de los derechos de la familia, así como el 40 aniversario de la celebración de la primera Jornada Mundial de la Paz".


 


  "A la luz de estas significativas efemérides, invito a todos los hombres y mujeres a que tomen una conciencia más clara sobre la común pertenencia a la única familia humana y a comprometerse para que la convivencia en la tierra refleje cada vez más esta convicción, de la cual depende la instauración de una paz verdadera y duradera. Invito también a los creyentes a implorar a Dios sin cesar el gran don de la paz".


 


 VIS 071211 (1480)
 
Noticia relacionada:

13.12.2007.-  La familia, clave de la paz, en el mensaje de Benedicto XVI para la Jornada Mundial por la paz.
Por: Redactor

El Cardenal Martino expone que la idea central del mensaje de Benedicto XVI para la jornada mundial de la paz se centra en la familia y en su plenitud. Familia como foco de paz, como lugar de la paz, como centro de educación para la paz. Y la familia humana como prolongación de la familia natural. En cuanto más la imite... más paz y orden social.

No hay comentarios: