miércoles, 12 de diciembre de 2007

El negocio de las bodas

Barbastro Liberal.-  12.12.2007. El negocio de las bodas

 


Por: María del Carmen Antoja

Las bodas cada día son más complejas y el mundo del negocio se ha incorporado rápidamente a éste suculento tema.


Ya no hay lugar para la improvisación ni para la fantasía personal, todo está matemáticamente calculado, las ferias de bodas están a la órden del día. Los profesionales organizan la boda y hasta el más mínimo detalle está bajo control.


Este es el aspecto festivo del acontecimiento, pero lo más importante, el deseo de los novios de edificar una futura vida en común, el "sí quiero" que sea verdadero y para siempre, esto es lo menos destacado de la ceremonia.


La actual moda de las bodas civiles, dejando de lado la bendición de Dios, todavía hace más irresponsable el compromiso. Cuando el casamiento solamente se hace civilmente el compromiso sólo se adquiere delante de los hombres y ésto ya sabemos que es bién poca cosa, la ley ya tiene previsto el divorcio express y la sociedad  tiene la sensación de que el "sí" no es para siempre. Por lo tanto toda la parafernalia que envuelve ésta clase de matrimonios no es más que una fiesta que bién podría trasladarse a un vulgar cumpleaños o a cualquier otra ocasión.


Cuando las cosas hay que engrandecerlas por fuera, es porque lo interior es débil. Lo importante de la boda es el deseo de vivir juntos el resto de la vida y siempre con la bendición de Dios, eso es una verdadera boda. Lo demás son simulacros y tonterías, de las que es mejor no participar y de éste modo no dar carta de naturaleza a una situación que no es conforme a la tradición y las raíces cristianas. 


Carmen Antoja

No hay comentarios: